15 mar. 2017

Improvisamos

Hoy queremos hablar de una actividad primordial en nuestras clases: la improvisación. Hace un tiempo ya hemos hablado de los beneficios que encontramos realizando actividades artísticas improvisadas (nota de enero del 2014 ¿Improvisamos?) pero ahora lo que queremos es compartir algunos de esos momentos que tenemos el privilegio de presenciar, algunas veces podemos enseñar un poco a las familias a través de vídeos y fotos pero no podemos compartirlo con el público en general, por eso hemos decidido hacerlo a través de un nuevo espacio que llamaremos "Improvisamos". Lo que haremos será contarles algunas de estas improvisaciones dentro de la actividad teatral para que podías disfrutar un poco de la insuperable creatividad que tienen los más pequeños.
Comenzamos hoy con la improvisación de un grupo del sábado:

Personajes:
Una sirena (7 años)
Una princesa psicóloga (7 años)
Dos hermanos: loquito y rarito (7 años)
Un mayordomo loco (profe auxiliar)
Tipo de improvisación: libre, sin dirección, creada en su totalidad por lxs alumnxs

Historia:
Mientras en la ciudad, que ya es de noche, los hermanos loquito y rarito iban de aquí para allá haciendo cosas sin mucho sentido, el mayordomo intenta servirles un trago pero resulta muy difícil comunicarse entre ellos. La princesa psicóloga descansa en su casa mientras piensa como ayudar a los hermanos.
En el mar la sirena nada tranquilamente hasta que de pronto una tormenta llega y genera olas de gran tamaño que la expulsan fuera del agua, en ese momento corre rápidamente para meterse dentro de una piscina (el baúl de disfraces) y no morir.
Cuando se hace de día la princesa psicóloga se despierta y se encuentra con la pobre sirena, intenta buscar ayuda pero los hermanos loquito y rarito se habían caído al mar y estaban casi ahogándose y el mayordomo buscaba la manera de rescatarlos utilizando herramientas absurdas para hacerlo, pero cuando conseguía sacar a uno del agua y buscaba al otro, el primero volvía a caer y así un buen rato.
Al no encontrar ayuda por parte de los hermanos y el mayordomo, la princesa psicóloga hace un gran esfuerzo y logra llevar a la sirena hasta el agua pero otra tormenta crea enormes olas que vuelven a expulsarla fuera del mar. En ese momento los hermanos (que por fin dejaron de ahogarse) y el mayordomo, se enteran de lo sucedido y buscan maneras de rescatar a la sirena (ideas que no logran cumplir su objetivo).
Ante tanta desesperación la sirena decide contarles la verdad: el culpable de esto es el fantasma Barba Negra que estaba muy enfadado porque una abuela suya se había portado muy mal con él y por eso quería vengarse, pero ella era la única buena de toda su familia. Al escuchar este secreto la princesa psicóloga se quedó paralizada: Barba Negra era su padre ya muerto, entonces decidió ir e intentar hablar con el fantasma.
Barba Negra (una voz por el micrófono) cuenta enfadado que le han hecho daño las sirenas y por eso no dejará que vuelva al mar, pero su hija le ruega que por favor comprenda que la que estaba ahí no era una sirena malvada, era muy buena y entendía que su abuela no se había portado bien. Barba Negra primero se niega a perdonarla pero luego cede ante el pedido de su hija.
Así terminaron todos haciendo una fiesta tocando rock and roll

FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario