9 ene. 2017

La compañía artística de Crear y Crecer

La Compañía

Sólo algunos llegan a formar parte de la compañia, no unicamente por una cuestion de habilidades sino que también por el compromiso que significa para la familia ya que funcionamos como una compañia artística de música y teatro real, con la unica diferencia que sus participantes tienen entre 6 y 12 años, pero con el mismo compromiso para los ensayos, presentaciones, equipamientos, traslados y varias cuestiones más.
Entre los integrantes de la compañía de Crear y Crecer hay algunos ex-alumnos y otros que no lo son. Para ser parte de ella se debe tener una base de trabajo musical o teatral y un interés auténtico por el trabajo escénico, siendo esto último fundamental y decisivo porque aquí no participan como alumnos de una clase sino que son integrantes de una compañia artística que requiere compromiso a la hora de ensayar, de concentrarse, de profundizar, de querer superarse para mejorar, de escuchar las críticas de los demás, de tener auto-control para manejarse en un espacio de libertad donde cada uno regula su comportamiento y sabe cuando es momento de jugar y cuando de ensayar.

Lo que nosotros hacemos aquí es ayudar al trabajo técnico y emocional en los ensayos, a la organización y a la coordinación para los montajes escénicos y en las gestiones legales y administrativas de cada acontecimiento.
Es la manera de darles voz y lugar dentro de la cultura de la ciudad a aquellos pequeños y pequeñas artistas que ya han elegido este camino y quieren comenzar a trabajar la escena como verdaderos actores/actrices/músicos, incluso algun@s de ell@s de forma paralela a una formación institucional como el conservatorio, pero no desde el lugar de la industria del espectáculo que es donde nos han acostumbrado a ver a los pequeños artistas (muchas veces tristemente explotados) sino que desde un lugar real tanto en la música como en el teatro, de la misma manera que lo puede hacer un joven de 20 de años que se interesa por este mundo, sólo que con menos edad y las ventajas que esto conlleva en el proceso de formación artística.
Hay perfiles de interpretes y autores, cada cual encuentra su sitio donde desarrollarse libremente y trabajando lo que desea con la intensidad que le interesa, así aprenden a convivir en un equipo de trabajo creativo y artístico, respetuoso y con una dedicación que muchas veces supera a la de muchos adultos en su misma situación. Se dan algunos casos que hacen otras actividades artísticas fuera y una diferente con nosotros (por ejemplo estudiar un instrumento en el conservatorio y tocar otro con nosotros y/o participar en la obra de teatro) y no hablamos de situaciones de presión u obligación porque este es un punto de carácter imprescindible para forma parte de la compañía: No se puede venir por obligación, bajo ningún concepto.

Dentro de la compañía hay un grupo de Teatro y otro de Música, hay quienes participan de ambas (¡y qué bien que lo hacen!) y ensayan los viernes en el centro. El ambiente de los ensayos es muy similar al de los adultos, pero con las dósis de creatividad espontánea e intensidad emocional de los más pequeños ¡vivimos momentos artísticos que son una auténtica maravilla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario